Otra vez la gasolina.


Ahora, como consecuencia de una “falla eléctrica” ocurrida en la Planta Bajo Grande, ubicada en el Municipio San Francisco del estado Zulia, nuevamente en nuestra ciudad capital, se revive el nerviosismo en la población y las extensas colas en las E/S para surtir de gasolina, similares a los de aquella fatídica navidad, en la que la soberbia y ambición de una poderosa elite;  asestó al país un brutal golpe económico sin precedentes, el cual a casi una década de aquellos acontecimientos que mantuvieron en vilo a la población venezolana, aun no han sido debidamente cuantificadas las pérdidas ocasionadas por estos grupos de facinerosos y vende patria que dirigieron el sabotaje petrolero.

El caso es que durante los últimos días, hemos sido testigos de E/S cerradas por agotamiento de sus inventarios de combustible y otras abarrotadas por largas colas de vehículos, cuyos conductores aguardan su turno con no poco nerviosismo y malestar, rogándole al altísimo, llegar a la isla de servicio y poder surtirse del preciado liquido.

Por una parte ha sido débil, por decir lo menos, la respuesta que las autoridades del MPPEYP de la región la han brindado a la colectividad sobre tan delicado asunto, que ante la corrida de bola de la cual fuimos víctimas, por cuanto como era de esperar, ante la escasez o falta de gasolina en las E/S lo que abundan son los rumores y conjeturas de todo tipo por parte de sectores interesados en generar malestar y desconcierto para capitalizar réditos en materia política, de tal forma que la ciudadanía mereció estar mejor, oportuna y debidamente informada sobre los percances que originaron tales hechos.

Por otro lado, mientras observaba las caras de malestar y angustia de los choferes y transportistas en las colas para surtirse, me vienen a la mente las mismas colas de vehículos que durante “todos los días del año son parte del paisaje” de las E/S de la zona noroeste de la ciudad, que conforman el ejército de los llamados “bachaqueros”, y sin que hasta la fecha, ninguna autoridad competente les impida que desangren al país con el despiadado contrabando de combustible hacia la frontera del hermano país, aun cuando sean la parte delgada de una soga que extorsiona, amenaza y pareciera estar por encima de la ley y de las instituciones encargadas de resguardar los intereses de la nación.

Mientras tanto la economía y los planes de desarrollo de los municipios de la llamada subregión Goajira quedan a merced de las migajas que la ilícita actividad del contrabando de combustible les provee a las humildes familias sometidas por este flagelo, y cuyas consecuencias en el mediano y largo plazo son impredecibles.

Solo basta darse una paseadita por El Moján, Paraguaipoa y la otrora emblemática Laguna de Sinamaica y verán.

Anuncios

Acerca de Evy Ferrer

Poeta, Músico y Trovador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Contraloria Social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s