La Clave de la muerte.


Continúan falleciendo venezolanos y venezolanas en las emergencias de las clínicas privadas del país, debido a la negativa de éstas, a brindar la urgente atención médica a la que están obligados, ya que supuestamente, las empresas aseguradoras no les proporcionan la “CLAVE” que les garantice el pago correspondiente.

Después de padecer durante horas el ruleteo por varias clínicas de la ciudad, en busca de atención medica para continuar con su vida, con dolor e impotencia leemos hoy en los medios impresos regionales, el fallecimiento de otra compatriota, víctima de la Clave de la muerte.

¿De qué se trata todo esto?

Negocio, sencillamente, purito negocio, que enriquece a los dueños de estos establecimientos privados, que privan de salud al ciudadano que no puede pagar sus endemoniadas tarifas, y también le produce groseras ganancias a las roscas de las compañías aseguradoras, lucrándose ambos sectores con el dinero de todos, ya que es el estado venezolano, a través de sus instituciones y entes adscritos, quien anualmente se convierte en el mayor contratante de las famosas pólizas de hospitalización, cirugía y maternidad (HCM), que pervierte y convierte, el derecho humano de la salud, en la mas aberrante de las prácticas mercantiles que podamos imaginar.

Desde el propio canal del estado, VTV; hemos visto algunos programas que a modo de denuncia, muestran como de la manera más impune, estos mercachifles de la salud le imponen al paciente y sus familiares condiciones que en la mayoría de los casos, y contradictoriamente con lo que debería ser, colocan en riesgo la vida del paciente enfermo, en tanto y en cuanto, estos no brinden las garantías que satisfagan la correspondiente cancelación del servicio.

Recientemente declaraba la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, que ninguna clínica privada debía exigir CLAVE a los pacientes que acudiera a dichos establecimientos en procura de asistencia médica, pero se olvida nuestra querida fiscal, que aún vivimos en tierra de nadie, debido a la impunidad reinante y el abuso de poder que tenemos a la orden del día, es decir, capitalismo del más ramplón. Para muestra, basta solicitar al INDEPABIS la cantidad de denuncias que a diario recibe este organismo en contra de numerosas clínicas y empresas aseguradoras, que a diario atropellan y vejan la dignidad del venezolano, que en mala hora y por absoluta necesidad debe adentrarse a las fauces de este monstruo de mil cabezas, en que se ha convertido la prestación de los servicios de salud en nuestro país.

Otra asignatura pendiente.

Anuncios

Acerca de Evy Ferrer

Poeta, Músico y Trovador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Contraloria Social. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Clave de la muerte.

  1. Evaristo PèrezSuàrez dijo:

    Es cierto apreciado amigo y las excepciones hay que anotarlas en una libreta celestial. Te digo que en una oportunidad me ocurriò algo parecido en la Policlínica Maracaibo con un ser querido…Y SABEIS CÓMO SE SOLUCIONÓ MIENTRAS YO IMPACIENTE EXCLAMABA MI DISGUSTO?? Pues la enfermera me llamò aparte mientras la de admisiòn andaba distraìda “tras los “cobres” de sus amos”…y me dijo: No hombre señor!! pásela por aquí que eso lo que es es tal cosa…la tratò y cuabdo terminò la arpìa de los nùmeros ni habìa terminado, asi que una enfermera con corazòn de pueblo en una cínica privada salvò la situaciòn hermano!!…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s