En Maracaibo, el domingo es la cosa.


Leyó en menos de veinte minutos, el supuesto plan de gobierno para la ciudad de Maracaibo, maquillado por su equipo de asesores, dirigidos por el filósofo prófugo de la justicia, como si nada, es decir, vendiéndonos la idea de que el desastre en que se ha convertido la gestión municipal en los últimos dos años, no es responsabilidad del partido Un nuevo tiempo, ni del Alcalde interino, como tampoco el desgobierno a que ha sido sometida nuestra capital, ni la deplorable labor del gobierno regional.

La candidata Eveling Trejo de Rosales pretende aparecer como la salvadora y reparadora de todos los males que padece nuestra maltrecha Maracaibo, con un “pobre discurso” y frases como “todo lo que sé, se lo debo a Manuel” o “Manuel y yo somos uno solo”, pero también repartiendo billete parejo, como ha sido práctica y costumbre de su partido en tiempos electorales, todo esto aderezado con “propuestas y soluciones instantáneas” a los ingentes y gravísimos problemas que afectan a toda la población.

Eveling Trejo de Rosales, la aspirante a Alcaldesa que recientemente descubrió que la razón por la cual Maracaibo está toda llena de huecos y cráteres, es precisamente la lluvia, declarándola la principal enemiga de la vialidad. Que tal.

Por otro lado, tardíamente el CNE mediante resolución, prohibió a la susodicha candidata, utilizar la imagen del prófugo en su campaña electoral, cuando por toda la ciudad seguimos viendo vallas y vehículos con la imagen del gobernador del estado y el filósofo, flanqueando manos en alto, a la aspirante a Alcaldesa, cual dos aspirantes a “primer damo o Caballero” de la ciudad.

Sin duda alguna, esta es una extraña campaña electoral, donde la candidata presenta como su fortaleza, a un verdaderamente triste y gris gobernador, cuyo único mérito es haber sido impuesto por un personaje que después de usufructuar para sí y enriquecerse groseramente durante más de veinte años, a través del ejercicio de cargos públicos o de elección popular, y cuyas finanzas personales no aguantan las mas mínima auditoria, cuando es requerido por la justicia para rendir cuentas como le corresponde, “huye por la derecha” a pedir asilo, para pretender desde Lima o Perú, continuar la fiesta y el derroche con el dinero de todos los zulianos.

El próximo domingo los electores de Maracaibo, tendrán la responsabilidad de tomar la decisión que nos condene a ver durante los próximos dos años, como se termina de hundir esta desastrosa gestión Municipal, con toda la gravedad que ello implica, u optar por entregar la batuta a Gian Carlo Dimartino, quien con su experiencia y los mejores hombres y mujeres que le acompañarán, tendrán la ardua tarea de recomponer entuertos y devolverle a los marabinos, la esperanza de construir la primera ciudad de Venezuela.

 

Anuncios

Acerca de Evy Ferrer

Poeta, Músico y Trovador
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Opinión, Política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En Maracaibo, el domingo es la cosa.

  1. Pingback: Los números de 2010 | Caja de Resonancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s