¡Arriba el colesterol! Parte I


Del primer golpe.

Salir a realizar un recorrido para saborear la oferta gastronómica del primer golpe, un domingo cualquiera en Maracaibo, puede resultar todo un acontecimiento, eso sí, debes contar con tres elementos fundamentales: buen estomago, tiempo y el guía adecuado.

Es oportuno aclarar que fue por estos lares, donde se acabo con la frase de “meter los pies debajo de la mesa” para ilustrar el rito de la ingesta de alimentos, acá más bien, funcionaria algo como “vamos a pararnos a que Luis”, ya que el primer golpe si no es parao y con el sol en la espalda, le faltará algo que nunca se sabrá que fuè.

Nuestra ciudad posee tal vez, record en ventas de comida callejera por cada mil habitantes, y cuando se trata del primer golpe o desayuno, es en estos puestos, donde mejor se a pertrechan los platos, fritangas, aderezos y bebidas más apetecidas por los marabinos.

Comenzaremos por la crocante empanada de maíz, bocadillo insignia de los desayunos maracuchos, debido a la extensa variedad de rellenos con que es posible encontrarla, aunque este platillo también es muy apetecido durante el resto de la semana, tanto por la mañana como al final de la tarde, en Maracaibo, es común empezar el día con las tradicionales empanadas de papa y queso, carne molida o pollo, aderezadas las dos últimas con suficiente ají dulce, para posteriormente agregar al menú las de carne mechada o caraota, dejando para el final los gustosos guisos de frutos del mar, como las de camarón, mojito de curvina, chipichipi, huevas de pescado, pepitonas, atún, pulpo y calamar.

Resulta curioso, pero la creatividad por estos lares no tiene límites, así surge la empanada de pabellón, es decir, rellena de caraotas, arroz, plátano maduro y carne mechada, todo una explosión de sabor a primera hora, sin embargo, hay quienes la prefieren impregnadas del dulzor del guiso de lomo negro, el fuerte agridulce de la chuleta de cerdo ahumada, o el discreto picor del chorizo, también las hay de guiso de hallaca, aunque en esta modalidad, bien vale la pena reconocer que solamente las he saboreado por los lados del sector Belloso de Maracaibo.

Al salir de Maracaibo, rumbo hacia el sur del lago, es común degustar la empanada de piropiro, en la Cañada de Urdaneta las prefieren con guiso de iguana o conejo, también tuve la oportunidad de comer en el municipio San Francisco, cerca del Hospital Noriega Trigo y en Cabimas llegando al llamado casco central, las famosas “empanadas operadas”, que se ganaron este curioso nombre debido a que las ofrecen abiertas longitudinalmente, exponiendo así sus diversos rellenos, con la finalidad de que el comensal vierta sobre toda su extensión la salsa picante o aderezo de su preferencia, de los cuales hablaremos en detalle en próxima entrega separada, debido a su colorido y gran variedad.

Recientemente entraron en el mercado las sabrosas “empanadas paisas” que la Señora Diana y su compañero ofrecen puntualmente, solo de lunes a viernes, a los comensales que transitan bien temprano por los alrededores del Edificio Inavi al lado de la Basílica en el centro de la ciudad, allí verán completico el proceso de elaboración y la amabilidad con que estos paisanos de la hermana república regentan este pequeño emporio de la crujiente empanada con relleno de pollo y carne mechada.

Continuará…

Anuncios

Acerca de Evy Ferrer

Poeta, Músico y Trovador
Esta entrada fue publicada en Gastronomia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Arriba el colesterol! Parte I

  1. Pingback: Los números de 2010 | Caja de Resonancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s