Sobre burocracias paralelas, Chavezcandanga y las tres R.


Desde hace algún tiempo, viene siendo motivo de preocupación y frecuente tema de discusión de muchos compatriotas, la recurrente práctica en las diversas instancias de la administración pública y su entes adscritos, de la malsana costumbre cuarta republicana, del “quítate tú pa’ ponerme yo”, y que luego de una década de gobierno bolivariano, buena parte de sus instituciones reproducen a diario con el mayor desparpajo, sin que hasta ahora; hayan sido objeto de algún tipo de fiscalización por parte de los órganos que les corresponde ejercer la supervisión y control, ni tampoco ha merecido de las instancias contraloras el menor pronunciamiento, incluyendo el que corresponde al Poder Popular que también brilla por su ausencia, en virtud de que dichas prácticas, en la mayoría de los casos, vienen acompañadas por excesos, abusos y violaciones de los derechos que asisten a los trabajadores que hacen vida en los referidos entes, cometidos por la nueva y a veces no tan nueva, camada de funcionarios, que actúan como si fueran “propietarios” o “accionistas mayoritarios” de éstos organismos, y que en mala hora fueron designados en  cargos de dirección, ya que con su accionar, emulan y reproducen esta deleznable conducta, respondiendo en muchos de los casos, a intereses mezquinos y parciales de grupúsculos, tal cual; las llamadas “parcelas de poder” con que adecos y copeyanos mal administraban la república en el pasado, pero que es preciso recordar y traer a colación con la finalidad de proponer las oportunas rectificaciones.

Resulta verdaderamente contradictorio con los lineamientos del propio Comandante Chávez, quien ha declarado hasta el cansancio, la necesidad de derrumbar el llamado “estado burgués”, para en su lugar ir construyendo la nueva institucionalidad, pero que gracias a la conducta de éstos nuevos burócratas, lo que se viene logrando es la reproducción de las nefastas prácticas del pasado.

Nadie duda de la urgente tarea que significa la creación de nuevos y adecuados espacios para la materialización rápida y eficiente de las estrategias, tareas y demás acciones que se traduzcan en beneficio para las mayorías, rumbo al socialismo, ni tampoco de la necesaria transformación de las instituciones del estado, la cual pasa por una profunda “revisión, rectificación y reimpulso” de todo el estamento institucional y de gobierno, y en algunos casos, tampoco dudo que sea necesaria, la desaparición definitiva de muchos organismos que ya cumplieron, o no cumplen a cabalidad en los actuales momentos, con los nuevos paradigmas y el rol que la revolución impone.

Ahora bien, todo ello debe hacerse responsablemente, atendiendo a una planificación que involucre decididamente a trabajadores, empleados y equipos de trabajo que hacen vida dentro de las propias instituciones de la administración pública, facilitando condiciones para la evaluación y formación técnico política, así como para el adiestramiento y desarrollo que se requiera para la ejecución de los nuevos lineamientos y tareas que implican todo el proceso de transformación, cambio y adecuación, dentro de un ambiente que favorezca la discusión, el debate y la consulta permanente, y no creando estructuras paralelas que lo que hacen es contribuir a generar un mayor anquilosamiento del aparato burocrático, y cuantiosas erogaciones por gastos de nómina, debido al desorden que caracteriza el ingreso del personal temporal que se contrata, para solapar las tareas de cargos debidamente ocupados por funcionarios titulares y  que el estado remunera como tal.

La situación descrita, en muchos casos; da pie al grosero ejercicio por imposición, del odioso clientelismo y el execrable burocratismo, que vemos como invade los procesos de las viejas y nuevas instancias de la gestión pública.

Cada vez que observamos al Presidente Chávez, en sus frecuentes actividades de contacto directo con nuestro pueblo, recibir esa avalancha de solicitudes y peticiones en cartas y papelitos, donde el ciudadano deposita todas sus esperanzas para la solución de sus problemas, y que al final, en la mayoría de los casos, la respuesta esperada termina siendo competencia de gobiernos regionales, Alcaldías, o algún ente adscrito al tren ministerial, pienso como la gran mayoría de nuestros compatriotas, incluyendo por supuesto, a los que desesperados apelan a la carta o al papelito, que algo continua fallando, producto de los altos niveles de inoperancia y desarticulación que se observa en la gestión de gobierno en sus distintos niveles, y para agudizar el mal, vemos con asombro cómo se potencian estas caducas estructuras paralelas que poco o nada resuelven.

Hasta el propio Comandante, en su buena intención de dar oportuna respuesta a las diversas demandas de la población, sale al frente con mecanismos como Misión Chavezcandanga, que según  se dice, ocupa hoy más de doscientos funcionarios, y a donde cada vez menos compatriotas acuden, debido a la ausencia de respuestas.

Coincidencialmente, algunos ministros y altos funcionarios, como por ejemplo edgardosacapunta, cerraron sus cuentas en la plataforma Twitter, dejando en el aire todas las peticiones, denuncias y afines, que el pueblo les formuló.

Así que, urge tomarse en serio la revisión, la rectificación y el reimpulso.

Anuncios

Acerca de Evy Ferrer

Poeta, Músico y Trovador
Esta entrada fue publicada en Contraloria Social, Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s