Otra vez el señor de las sombras 23/07/2010


Resulta que el narco-gobierno paramilitar del presidente saliente Álvaro Uribe Vélez, nuevamente se vale de los llamados falsos positivos para enlodar con calumnias a nuestro país, contando para ello con todo el aparato mediático al servicio del la ultra derecha colombiana y sus altavoces del grupo Prisa y el Miami Herald, y el infaltable apoyo de la insulsa OEA.

Mediante esta nueva argucia, pretenden estos mafiosos, responsabilizar a nuestro gobierno por la presunta incursión y permanencia de grupos guerrilleros colombianos en territorio venezolano, dejando, una vez más, colar la tesis de que cuentan con todo el apoyo y protección por parte del Comandante Chávez, a fin de dejar la mesa servida para lo que es verdaderamente el trasfondo de todo este circo mediático.

Como ya sabemos, los grupos guerrilleros que actualmente operan en el vecino país, tuvieron su origen en la década de los  sesenta. Su antecedente más inmediato, las guerrillas liberales surgidas como reacción a la persecución política iniciada por el gobierno del Partido Conservador (1946-1953), que incluyó el asesinato del candidato liberal Jorge Eliécer Gaitán (09-04-48), hecho que dio origen a una revuelta popular que se conoce como “El Bogotazo” y a un largo periodo de violencia liberal-conservadora que dejó un saldo trágico de cerca de 300 mil muertos. Las FARC tuvieron su origen en 1964, como forma de autodefensa frente a la persecución desatada contra las formas de organización campesina lideradas entonces por el Partido Comunista. Luego, en la década de los  setenta construyeron una estrategia política global frente al Estado colombiano.

Desde entonces, la violencia política ha signado el accionar de una población que se debate entre el terrorismo ejercido desde el propio estado colombiano a través de sus distintos aparatos represivos, y la incorporación al ruedo de las sanguinarias organizaciones paramilitares, todo ello, transversalizado por la sombra de la industria del narcotráfico.

Sin lugar a dudas, una situación compleja que después de medio siglo, los distintos gobiernos colombianos no han sabido manejar, y cuyo saldo en pérdidas de vidas, ciudadanos colombianos desplazados, e instituciones penetradas por la corrupción, dejan un amargo sabor.

En los últimos diez años, no pocos han sido los incidentes armados en la línea fronteriza, entre nuestras fuerzas militares con grupos de irregulares colombianos guerrilleros y paramilitares, en algunos casos con bajas civiles y militares.

Actualmente conviven en nuestro país cerca de cinco millones de colombianos, una buena parte de ellos, llegaron buscando la paz y las oportunidades de vida digna que en su país no pudieron encontrar. Quienes habitamos en el estado Zulia, podemos dar fe  que aquí han sido recibidos con respeto y dignidad, y que precisamente ha sido el gobierno bolivariano quien ha facilitado estos procesos de integración binacional.

No obstante, es precisamente el llamado señor de las sombras o Doctor Varito como también se le conoce, en estos tiempos quien señala a nuestro presidente como responsable de la miseria, el desorden y el caos institucional en que deja al hermano país, este triste personaje de la historia.

Anuncios

Acerca de Evy Ferrer

Poeta, Músico y Trovador
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s